Técnicas de Iluminación en Fotografía: Didi

Por Marcelo Isarrualde

En esta oportunidad trabajé con la misma modelo pero con otro vestido de novia de Miquel Suay. Este traje de la colección Etherea, me inspiró frescura, desenfado, alegría y tantas otras cosas que llegan con la primavera.

El primer paso, como siempre, fue disparar solamente con la luz natural. La primer imagen la subexpuse bastante, luego bajé la velocidad de obturación sin cambiar el diafragma para mantener la misma profundidad de campo en la fotografía.

En esta sesión utilicé como luz principal un Off-Camera Flash B1 con un paraguas plata profundo (Umbrella Deep Silver XL) provisto de un difusor frontal (Umbrella XL Diffuser). Los paraguas son una herramienta básica para cualquier fotógrafo, ya que son asequibles, fáciles de usar y de transportar, están hechos con tejidos de alta calidad y con elementos metálicos tratados. La forma profunda y parabólica posibilita un mejor control sobre la difusión de la luz. También permite dirigir y modelar la luz simplemente deslizando el eje del paraguas.
El la fotografía que nos ocupa decidí utilizar el acabado plata ya que rebota la luz con mayor intensidad y ésto era muy importante pues algo del luz se perdería al colocarle el difusor frontal.

En la fotografía anterior se puede apreciar la direccionalidad del accesorio, y el énfasis que produce en los pómulos de la modelo al disponer la fuente de luz algo alejada dela modelo. Para suavizar el contraste utilicé un segundo flash por la izquierda. Ya hemos comentado en otra oportunidad que la finalidad de la luz secundaria es disminuir el contraste que produce la luz principal. En la sesión que nos ocupa, reboté la luz de un Profoto B1 contra un difusor blanco. La lectura del fotómetro estaba dos puntos por debajo de la medición de la luz principal.

Para la siguiente fotografía utilicé un Beauty Dish (Softlight Reflector White), y en algunas tomas suavicé un poco más la luz colocando un difusor blanco por delante del reflector. Es una diferencia muy sutil, pero matiza muy bien los brillos del maquillaje. Decidí colocarlo cerca de la modelo para que el haz de luz se concentrase en la cara y produjese un degradado de luz en el vestido. La posición de la fuente de luz en esta caso fue frontal oblicua.

La luz que produce el Beauty Dish está a medio camino entre la dureza de un flash directo con un reflector parabólico estrecho y la luz que produce una ventana. La luz es más dura e intensa en el centro y se va suavizando hacia los extremos

Marcelo Isarrualde
Marcelo IsarrualdeFotógrafo

La OCF Softbox 2′ Octa me permitió cambiar la temperatura de color sobre el rostro y disminuir el contraste, a la vez que producir un degradado sobre al piel. Esta pequeña ventana crea una hermosa luz de aspecto natural, creando un característico reflejo en los ojos de la modelo.

Marcelo Isarrualde
Marcelo IsarrualdeFotógrafo

Se trata de un plato con sección parabólica que posee unas propiedades muy particulares en la distribución de la luz reflejada. Es un accesorio de un diámetro mayor a otros refectores de uso más habitual. Dispone de un pequeño plato que evita que los rayos de luz salgan directamente y obliga a que toda la luz rebote en su interior. Los interiores suelen ser de acabados en aluminio satinado con cierta rugosidad y también los hay de superficies blancas. Los blancos dan un resultado más suave, con un degradado menos evidente que cuando el fondo es plateado. Para estas fotografías utilicé el acabado blanco.

La luz que produce este accesorio está a medio camino entre la dureza de un flash directo con un reflector parabólico estrecho y la luz que produce una ventana. La luz es más dura e intensa en el centro y se va suavizando hacia los extremos, de ahí que hay que ajustar muy bien la dirección de este accesorio y lograr un mayor brillo en el rostro de la modelo, que se vaya degradando a medida que se expande desde el centro.

En la siguiente fotografía, alejé a la modelo del fondo para evitar las sombras sobre la pared de madera. Quise resaltar el volumen del rostro y el vestido y para ello coloqué el fash en posición lateral oblicua. Es muy importante que la luz sea oblicua, es decir, que llegue desde arriba. El sol, nuestra fuente de luz habitual con la solemos ver, salvo que sea al amanecer o al atardecer, siempre está por encima del horizonte del modelo. Pero en esta fotografía quité el Beauty Dish y simplemente reboté la luz del Profoto Off-camera flash B1 sobre un refector blanco (Reflector Black / White L).

El sol iba bajando, llegaba el atardecer con rapidez. Sobre el jardín de la casa comenzaba a caer una luz de dominante amarilla que iluminaba unas zonas y otras las dejaba en sombra. Decidí colocar un reflector blanco/negro del lado negro para evitar la luz del sol sobre la modelo (Reflector Black / White L).

Medí la luz ambiente del sol en el fondo de la imagen e iluminé a la modelo con un flash Profoto B1 rebotando la luz sobre un reflector blanco, como había hecho en la imagen anterior. Aquí también busqué un ratio de iluminación 0 para que tanto la luz del Sol como la del flash estuviesen a la misma potencia. La luz la coloqué en el eje de su cara y muy cerca de su rostro.

Ahora si, el sol iluminaba con esa dominante bonita del atardecer. Coloqué rápidamente un reflector plata detrás dela modelo y disparé unas cuantas fotos de un plano corto. La luz del sol llegaba a la modelo muy horizontal y algo lateral. La ventana octa pequeña (OCF Softbox 2′ Octa) me permitió cambiar la temperatura de color sobre el rostro y disminuir el contraste, a la vez que producir un degradado sobre al piel. Esta pequeña ventana crea una hermosa luz de aspecto natural, creando un característico reflejo en los ojos de la modelo.

Por último, crucé la calle y en un descampado me topé con el sol en contraluz. Coloqué el trípode pues la luz empezada a ser escasa, medí la luz ambiente y rellené con flash. En esta ocasión la luz del flash debería apenas notarse por lo que monté un paraguas profundo plata XL (Umbrella Deep Silver XL) con difusor frontal (Umbrella XL Diffuser) lo más cerca de la modelo que pude, en un Ratio -1. Esto significa que la potencia del flash estaba un EV (valor de exposición) por debajo de la luz ambiente. Con un diámetro de 165 cms. creó una luz de relleno muy suave, difusa, que apenas se notaba en la toma final.

Y su montaje fue muy rápido, así como el modelado de la luz que quise obtener al deslizar el eje del paraguas hasta encontrar la distribución adecuada de la luz que necesitaba.

Cuando ya casi no quedaba luz, igualé el Ratio a cero, acerqué el paraguas a la modelo y disparé las últimas fotos.

Una jornada intensa, variada, pero muy disfrutable. ¡Y los fantásticos Off-Camera Flash B1 cumplieron su cometido con creces! ¡Los fuimos moviendo por el jardín y el descampado con gran rapidez, sin enchufes ni cables! ¡Y al acabar la sesión aún no habíamos gastado la batería!