mayte-piera-arquitectura-con-camara-tecnica

Para el testimonial de esta semana, contamos con Mayte Piera. Mayte es una fotógrafa y formadora especializada en fotografía de arquitectura e interiores.

Mayte Piera trabaja con cámara técnica Sinar, que le permite realizar correcciones de perspectiva desde el primer momento de la sesión. Esto es especialmente importante en este tipo de fotografía, cuyo interés se basa en la simetría y la armonía entre las líneas y espacios.

En esta ocasión, trabajó con un respaldo Leaf de formato medio. Ella misma nos cuenta todos los detalles:

mayte-piera-formadora

‘Desde mis inicios en la fotografía de arquitectura he trabajado siempre con equipos de gran formato. No solo por una cuestión de calidad de imagen, sino por las ventajas que este tipo de cámaras ofrecen en el terreno de la fotografía de arquitectura.

Hoy en día, el uso de una cámara técnica con un respaldo digital de formato medio cubre sobradamente cualquier necesidad que nos pueda surgir a los fotógrafos de arquitectura e interiores.’

‘El siguiente trabajo fue un encargo realizado por el Hotel Balandret, un emblemático hotel boutique situado en la playa de la Malvarrosa de Valencia y decorado por un famoso interiorista valenciano. La propiedad encargó una sesión fotográfica que documentara las diferentes estancias donde disfrutar de los servicios del hotel y que incluyera todas las habitaciones del mismo.

Al ser un hotel boutique, las habitaciones no son estándar, de manera que cada una de ellas tiene un tamaño y una decoración diferente. La cuestión decorativa en cuanto a la diversidad de colores y materiales entre habitaciones no influía en la sesión, pero sí la diferencia de tamaños.

En ocasiones, la fotografía de interiores se ve condicionada por el tiro de cámara, es decir, son los espacios y las distancias entre objetos lo que van a marcar los encuadres. Precisamente por eso, en esta disciplina fotográfica se suele trabajar con objetivos angulares. Personalmente, el uso abusivo de angular es algo que no practico. Obviamente cada uno tiene un estilo a la hora de plantear las imágenes que van a contar un lugar, pero la opción de “contar todo el espacio en una sola foto” es algo que nunca me ha gustado. Por eso, grandes angulares sí, pero con cierta medida y solo en casos necesarios.

Por ese motivo no trabajo con angulares extremos pero reconozco que hay ocasiones (y esta fue una de ellas) en las que sí me hubiera hecho falta un objetivo más corto. En esos casos, contar con un equipo que posibilita los desplazamientos es una gran ventaja, porque nos permite ampliar en encuadre, aumentando así las prestaciones de nuestro objetivo.

La mayor parte de las habitaciones del hotel tenían espacio suficiente como para que los encuadres no se vieran muy condicionados, no obstante, sí que hubo algún momento crítico en el que tuve que recurrir a esos desplazamientos para poder hacer la foto que quería.

‘Poder realizar descentramientos nos ofrece la posibilidad de modificar los encuadres sin variar los puntos de vista, y esto, en fotografía de arquitectura es algo a tener muy en cuenta. ‘

Mayte PieraFotógrafa y formadora

Ejemplo 1 – Habitación

Como se puede apreciar en las imágenes, en el primer encuadre que se ha hecho, hay más proporción de cama pero sin embargo, al no tener mayor tiro de cámara y no poder alejarnos, el techo de la habitación no sale.

En el segundo encuadre ocurre lo contrario. Estamos encuadrando una porción de techo pero sin embargo, recortamos un trozo de cama por abajo.

Toma 1

Toma 2

El hecho de tener la posibilidad de desplazar el frente del objetivo nos permite, sin variar el punto de vista, realizar dos fotografías que luego uniremos en postproducción creando una sola imagen. En la imagen resultante, la sensación de amplitud será mayor que en cualquiera de las otras dos tomas que la forman y habremos podido abarcar mayor espacio sin necesidad de tener un objetivo más angular:

Toma resultante

Hemos visto un ejemplo de descentramiento vertical, pero lo mismo podría aplicarse cuando queremos ganar encuadre horizontalmente. En ese caso, y puesto que el equipo con el que estamos trabajando lo permite, podemos realizar dos tomas desplazando el plano del respaldo horizontalmente. Para tener un mayor control sobre la toma, disponemos de una escala graduada que nos va a permitir saber hasta dónde tenemos que realizar el desplazamiento para poder encuadrar lo que queremos.

Ejemplo 2 – Hall

Vamos a verlo en un ejemplo práctico. En este caso iba a realizar la toma de la recepción del hotel con la zona de espera. Por cuestiones de tiro de cámara y distancias no tenía la posibilidad, con el objetivo con el que trabajo, de sacar las dos estancias en una foto y así relacionar visualmente los dos espacios. Así pues, la opción fue la misma que en el caso de la habitación solo que aquí, en lugar de realizar un desplazamiento vertical, tuve que realizarlo horizontalmente para que el encuadre abarcara toda la zona que a mí me interesaba.

Toma 1

Toma 2

Toma resultante

Poder realizar descentramientos nos ofrece la posibilidad de modificar los encuadres sin variar los puntos de vista, y esto, en fotografía de arquitectura es algo a tener muy en cuenta. Hoy hemos visto dos ejemplos de cómo podemos “convertir en un angular” nuestro objetivo, pero no son las únicas aplicaciones que tiene. Más adelante veremos en qué otros casos y de qué manera nos pueden venir bien en determinados momentos de nuestra sesión.’

Reservados todos los derechos. © Mayte Piera
Prohibida toda reproducción parcial o total sin el consentimiento escrito del autor.

La fotógrafa

mayte-piera-formadora

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario