moda-primavera-noviembre-igor-artetxe

Igor Artetxe es un fotógrafo de moda y publicidad establecido en Barcelona. Además de fotógrafo, tiene una gran vocación educacional. Cuando le propusimos que nos escribiera una entrada contándonos cómo trabaja en su día a día, le encantó la idea.

A lo largo de su trayectoria, Igor ha trabajado para las marcas más prestigiosas. Hoy nos habla de cómo afrontó un encargo de un catálogo primavera-verano para una marca de moda belga.

No sólo nos cuenta cómo planteó la iluminación para esta sesión, sino cómo soluciona él, en su día a día de fotógrafo profesional, los problemas que van surgiendo. Esperamos que os resulte interesante.

igor-artetxe-formador

‘Soy un vasco afincado en Barcelona, y llevo alrededor de 12 años dedicando mi vida a la fotografía como profesional, antes de eso me considero aficionado. Desde el principio me ha gustado la moda y la publicidad. Siempre es diferente, siempre varía y nunca tienes la posibilidad de decir “vale, esto ya lo controlo bien”. Cada sesión es un nuevo reto y siempre termino los trabajos con una sensación de haber aprendido algo nuevo.

Disparo con cámaras de 35m así como con cámaras de formato medio. Me da lo mismo siempre que me proporcione lo que necesita el cliente. Lo que no me da igual es la luz que utilizo: desde que lo conocí, siempre trabajo con Profoto. No fue en la escuela ni mucho menos, sino como asistente de un fotógrafo de moda al terminar los estudios.’

Ahí empecé a ver las herramientas de las que podía disponer y todas las posibilidades que me daban. Gracias a ellas, seguramente ahora sea mejor fotógrafo de lo que podría haber sido, puesto que han conseguido que mi mente pueda dedicarse a ser creativa y después ya vendrá el “cómo hacerlo”, no al revés pensando en lo que tengo y qué puedo hacer con ello. Creo firmemente que la iluminación es la única clave para poder transmitir ciertas sensaciones a través de la fotografía y la mejor manera de hacerlo es tener a tu disposición todo lo que te permita transmitirlas.’

Las claves de la fotografía de moda

La realidad de la fotografía de moda y publicitaria, y una de sus grandes complicaciones, es que en todo momento es necesario que los colores sean exactamente los que se ven con nuestros propios ojos a simple vista. Da igual la hora del día, el lugar, si hay sol o no, la estación en que estemos, etc. Además, muchas veces no disponemos del tiempo que necesitamos para poder realizar una sesión, el clima y el sol van cambiando, las localizaciones no siempre son de libre disposición, etc. Siempre andamos con el tiempo muy controlado.

Por estos motivos es importante una buena preparación previa lo más aproximada posible a lo que será después la sesión real. Si es necesario, siempre voy a la localización algún día previo a la misma hora en la que se va a realizar el trabajo. Sobretodo en lugares que no conozco de alguna otra ocasión.

Después es cuando puedo realizar una lista de material adecuada para lo que nos vamos a encontrar. Así puedo minimizar los tiempos, obtener las mejores imágenes y prepararme para posibles inconvenientes (que seguro que ocurrirán).

moda-primavera-en-noviembre-igor-artetxe

El encargo

Os voy a mostrar un trabajo para un cliente belga del sector textil que necesitaba imágenes de alta resolución, tanto para catálogo como para cartelería en sus tiendas por toda Bélgica. En este trabajo en particular, hay varios motivos por los que escogí este material de trabajo. Da igual en el orden en que los nombro, porque todos son igual de importantes y todos son igual de necesarios, cada uno para solucionar ciertos problemas:

  • En esta ocasión era un catálogo de moda de primavera, pero se tenía que disparar varias semanas antes, puesto que las empresas necesitan las imágenes mucho antes para poder trabajar en sus campañas. Así que en pleno invierno teníamos que disparar y por ello necesitaba ciertas herramientas que me permitieran “simular” la existencia de un sol de primavera.
  • Al ser un catálogo de moda, necesitamos tener una fuente de luz que me garantice una estabilidad en la temperatura de color durante toda la sesión. Alrededor de 2 días de sesión disparando todo el día son muchísimas fotografías, y trabajarlas después en postproducción significa muchas horas. Con lo que si podemos tener una característica menos de la que preocuparnos, mejor. Profoto me garantiza precisamente esto.

Hay ciertas características que personalmente me encantan de algunas de las herramientas de Profoto y que son espectaculares para moda. Se trata de una sensación de volumen y contraste en cada uno de los tejidos de las prendas. Herramientas como el Umbrella Deep XL son fantásticas para esto, es una herramienta que a mí particularmente me enamora y que procuro utilizar siempre que puedo.

Umbrella Deep White XL

Uno de los problemas que más dolores de cabeza da al trabajar en localizaciones es el transporte de todo el material. Si son producciones grandes se lleva todo en camiones o furgonetas, pero muchas veces no se tiene la oportunidad de trabajar a ese nivel y tienes que apañarte como puedas, así que todo lo que puedas evitar llevar es un gran alivio. Es el motivo de escoger un equipo que no llevara cables ni generadores. Los Profoto B1 en este caso me daban libertad total para poder trabajar donde quisiera. Eso sí, llévate varias baterías y asegúrate de no perder ni un minuto de trabajo ;P

  • En cuanto a la captura, si queremos saber el motivo de mi elección, es fácil de comprobar. Solamente tenemos que hacer la misma foto utilizando una cámara de 35mm y después con una cámara de formato medio. No tienen nada que ver, no sólo por la cantidad de información que obtenemos en el archivo, sino ciertas características que son claves para esta industria: el rango dinámico y la profundidad de color. Gracias a estas características puedo contar con mucha más calidad en lo que a color se refiere.
  • Los archivos que obtengo con un respaldo digital como este son mucho más grandes. Gracias a lo cual, nuestro cliente puede enviar a imprenta un catálogo o imágenes individuales, para imprimir a tamaños mucho mayores, posters gigantes o cartelería de gran formato.
  • Si además contamos con un archivo que es mucho más grande y podemos recortar ciertas partes en postproducción, tenemos muchas más opciones finales de cara al cliente. No será la primera vez, ni la última, que después de una sesión, el cliente nos pide ciertos detalles o una ampliación de cierta imagen para web o para redes sociales a partir de una imagen inicial. De esta manera puedes cubrir todas las necesidades que vaya a tener.

En definitiva, necesitamos seguridad de que todo irá bien y sin fallos tanto en la luz como en cámara. Y también necesitamos tener la seguridad de que el material obtenido es de alta calidad.

El ‘solucionador de problemas’

moda-primavera-en-noviembre-igor-artetxe

Una vez ya en la sesión, aunque tengas todo controlado pueden ocurrir muchas cosas… Desde que el día se ponga peor de lo que pensamos, el modelo se ponga enfermo, se estropee alguna parte del equipo, haya retrasos en los desplazamientos, los colores o las prendas varíen en el último momento, etc.

Como siempre pienso en estos momentos, los fotógrafos en realidad somos “solucionadores de problemas” y hay que mantener la calma e intentar resolver las cosas una por una si es posible. Hoy día muchísima gente es fotógrafa y cada vez más debido a las redes sociales y a la facilidad y rapidez con la que se hacen fotos, pero en los momentos en que un cliente necesita un material de alta calidad y aparecen estos problemas, es cuando un fotógrafo profesional se destaca del resto porque tiene el control sobre las herramientas de que dispone y sabe qué utilizar y cómo.

De los dos días de sesión de este trabajo que traigo como ejemplo, en uno el cielo amaneció totalmente gris y encapotado. No hay que echarse las manos a la cabeza. Hay que ponerse a trabajar en los outfits que necesita el cliente y cómo simular luz del sol con el material que tenemos. La flexibilidad y adaptación son claves. Puesto que hemos observado los outfits que tiene el cliente y podemos adaptarnos a la situación, seleccioné aquellos outfits y localizaciones en las que no salía el cielo en el plano para realizar el día encapotado, y el resto para el siguiente.

Si has previsto todo esto y trabajas con Profoto sabes que puedes hacerlo, de ahí que me llevara un Magnum Reflector a la sesión, es una manera fantástica de simular la luz del sol puesto que modela la luz y la hace ser más dura aún estando cerca del modelo.

La sesión de moda

moda-primavera-en-noviembre-igor-artetxe

Es lo que ocurre en esta fotografía. En este caso no tenemos el cielo en el plano con lo que podemos “engañar” un poco al observador y crear un ambiente más de primavera que de pleno Noviembre. Adjunto el esquema de iluminación para que se entienda más claro. Utilicé un Profoto B1 con un Magnum Reflector a una gran altura (incluso más si el asistente puede levantar el trípode ya que no tiene cables) simulando el sol y el resto del equipo para poder rellenar los lugares que menos luz tenían. Por explicar un poquito más esta foto, puedo comentaros que otra cabeza de flash la tenía colocada para seguir proporcionando ambiente a la composición de la imagen e iluminar un poco la entrada del hotel utilizando un grid o panel de abeja sobre la caja de luz, de esta manera la modelo no recibía por detrás más luz de la deseada, ya tenía suficiente con iluminarla un poco con el Octa que habíamos puesto para ella aplicándole una luz suave y preciosa desde el lado de la cámara.

moda-primavera-en-noviembre-igor-artetxe

De la misma manera se ve claramente en la siguiente foto, y en un interior como en la fotografía de después, donde también podéis observar el esquema de iluminación y cómo pudimos recrear la luz del sol entrando por ese ventanal grande.

En este caso no necesité el Magnum puesto que era una superficie muy ancha y ya teníamos cortinas para suavizar la luz. En este caso la mejor solución fue utilizar el Umbrella Deep XL puesto que da un mayor ángulo de apertura de entrada de luz. Para rellenar la estancia de luz y hacerlo todo muy claro y luminoso decidí disparar una de las cabezas de flash hacia el techo con el Magnum. En un momento podríamos preguntarnos el motivo de disparar el flash hacia el techo con el reflector puesto, y la respuesta también nos la da Profoto. El hecho es que este reflector me permite aumentar 2 diafragmas puesto que concentra mucho la luz así que los puedo recuperar porque se que los voy a perder al dispararlo rebotado.

moda-primavera-en-noviembre-igor-artetxe
moda-primavera-en-noviembre-igor-artetxe
moda-primavera-en-noviembre-igor-artetxe

En la última foto en la que os muestro el esquema de iluminación, podéis ver que tenemos algo de cielo en el plano, pero tampoco era un día despejado. El sol iba y venía cuando quería, con lo que necesitábamos igualmente un sol para poder iluminar a la modelo y tener esa sensación de primavera junto a la piscina en un día de sol.

¡Ojo! Es importante en este punto tener la seguridad de que puedes disparar a velocidades rápidas en cámara, puesto que necesitamos que el más mínimo toque de azul en el cielo no desaparezca, aunque sea poco y luego tengamos que levantarlo en postproducción. Así que necesitamos contar con un equipo que nos permita sincronizar con el flash a velocidades altas. En este caso utilicé como luz principal un Profoto Octa con el difusor, que proporciona una luz suave y envolvente en todo el tejido de la prenda. El reflector a la derecha es un “toque” sencillo que quería poner por si la modelo agachaba un poco la cabeza y se tapaba un poco con el pelo, pero tampoco mucho porque podríamos perder esa fuerza con la que entra el “sol” con lo que no quería utilizar otra cabeza de flash.

moda-primavera-en-noviembre-igor-artetxe
moda-primavera-en-noviembre-igor-artetxe