QUÉ NECESITAS PARA EL TRABAJO CONECTADO

Hoy me apetecía compartir con vosotros algo de información sobre el trabajo conectado. Aunque pueda parecer complicado, al final lo único que necesitáis es una cámara, un cable, y un ordenador con un software de captura.

Con esta pequeña introducción al trabajo conectado, empezamos una serie de posts en los que iremos viendo diferentes problemas que se encuentran los fotógrafos en el día a día de su trabajo, y cómo muchas veces éstos se pueden solucionar simplemente conectándonos a un ordenador.

Trabajar conectados nos abre las puertas a un sinfín de posibilidades. No sólo nos permite comprobar los ajustes más peliagudos como el enfoque crítico o los reflejos de la luz, sino que también nos ayuda a comunicarnos con el resto del equipo. Ya sean éstos modelos, estilistas o clientes, una imagen vale más que mil palabras. La posibilidad de que todo el que está en el estudio vea en tiempo real lo que se está disparando es una bendición para muchos.

por-que-trabajar-conectado-tether-tools-

¿Por qué trabajar conectado?

-Comprueba las imágenes en una pantalla más grande mientras disparas

-Disfruta tus imágenes a máxima resolución al momento

-Comprueba el enfoque crítico, la composición, el estilo, etc.

-Realiza tus ajustes de cámara y de iluminación más rápida y fácilmente

-Controla los ajustes de cámara y dispara desde otro dispositivo

-Colabora con tus asistentes, estilistas y sujetos de manera más efectiva

-Etiqueta, valora, compara y comparte imágenes mientras disparas

-Comparte las imágenes en varios dispositivos

-Realiza copias de seguridad a tu disco duro mientras disparas

-Mueve las imágenes del portátil al ordenador de mesa al momento

-Reduce el riesgo de pérdida

fotografia-gastronomica-pablo-gil-1

¿Para quién es útil esto? Nos vienen a la cabeza fotógrafos de publicidad y bodegón, que necesitan cerciorarse de que el foco está correcto en todo momento.

Sin embargo, para la fotografía de moda y retrato también puede resultar muy útil, ya que nos permite comprobar al momento las texturas de los vestidos, la manera en la que se está capturando el color… También podemos corregir al momento las poses del modelo o las condiciones de iluminación.

Trabajar conectado se vuelve una necesidad en las reproducciones de arte, por ejemplo. Y en general, en todas aquellas situaciones que la pantalla LCD de una cámara se nos queda pequeña si necesitamos saber con toda seguridad que la captura es correcta.

Las imágenes capturadas trabajando conectados a un ordenador se guardan directamente en el disco duro, en la carpeta que tú elijas. El software de captura muestra la imagen en una pantalla o tableta mientras se van capturando, para que las puedas ver con claridad.

Trabajar conectado te ayuda a conseguir la foto perfecta con menos disparos. Ver las imágenes en una pantalla más grande es una manera muy eficiente para ti y para tus clientes para comprobar los problemas de foco, la iluminación, la pose o la composición. Pasarás menos tiempo editando, y tus clientes podrán avisarte en el momento que hayas capturado la imagen que buscan.

¿Qué necesitas para empezar?

1- Una cámara que permita la transferencia de imágenes

Cada vez hay más fotógrafos que trabajan conectados. Esto ha llevado a los fabricantes a introducir y mejorar las funcionalidades para trabajar conectado en muchas de sus nuevas cámaras. Aún así, deberías consultar el manual de tu cámara para confirmar que permite trabajar conectado y, si es así, identificar qué tipo de imágenes está diseñada para transferir – jpg, raw o ambas. Busca los apartados ‘Transferencia de imágenes directa’ o ‘Transferencia de imágenes instantánea’ . Puedes conectarte tanto a cámaras DSLR como a respaldos digitales.

que-necesitas-trabajar-conectado-tether-tools

2- Un cable compatible para conectar la cámara al ordenador

Pensemos que al trabajar conectados, le estamos exigiendo al cable que transfiera una gran cantidad de datos muy pesados en un tiempo muy limitado. Por tanto, es importante elegir un cable de calidad para conseguir los mejores resultados. De lo contrario, podemos encontrarnos problemas en la transferencia de archivos, retrasos, desconexiones o archivos corruptos.

Para evitar estos problemas, los cables USB TetherPro están fabricados siguiendo las exigencias más altas, e incorporan las últimas tecnologías, asegurando una consistencia y una fiabilidad en la conductividad para transferencias rápidas y seguras.

Hay muchos tipos de cables USB y FireWire, y puede parecer complicado saber qué cable funcionará mejor con tu equipo. En esta página puedes consultar cuál es el cable adecuado para tu modelo de cámara.

3- Un software de captura

Desde el software gratuito que te facilita el proveedor de tu cámara, hasta programas que incluyen todas las soluciones de revelado, hay infinidad de opciones para trabajar conectado.

Capture One es uno de los softwares profesionales por excelencia. No sólo por su increíble velocidad y fiabilidad para trabajar conectado, sino también porque te permite mantener tu flujo de trabajo en un sólo programa, desde la captura a la impresión. Además, sus opciones para etiquetar y valorar las imágenes conforme van entrando son muy prácticas para hacer primeras selecciones que luego nos ahorrarán mucho tiempo de revisión de imágenes.

Tengo que confesar que yo no utilizaba Capture One antes de empezar esta aventura con Think.Innovafoto. Era reticente a cambiar de programa de revelado, no sólo porque ya tenía ahí todas mis colecciones, sino también porque siempre cuesta salir de esa zona de comfort, una vez te has acostumbrado a una interfaz y a un flujo de trabajo. Pero he de decir que, cuando empecé a utilizar Capture One, lo primero que pensé fue: “¿Dónde has estado toda mi vida?”

Todo lo relativo a mi descubrimiento de Capture One me lo guardo para otro día, pero lo que sí puedo decir es que me parece lo más práctico poder capturar, revelar y exportar mis fotos desde un mismo programa. Me lo simplifica todo, y además, con la máxima calidad del mercado.

que-necesitas-trabajar-conectado-tether-tools

Conclusiones

tether-tools

Así de simple, con sólo estos tres elementos, puedes empezar un nuevo flujo de trabajo que quizás te ayude a resolver algunos de los problemas con los que te encontrabas como fotógrafo, y con los que pensabas que tenías que convivir.

Al final, se trata de salir de esa zona de confort. Puede ser que lo pruebes y trabajar conectado no sea para ti, o no se adapte a tu trabajo. Pero lo importante es probarlo, y poder decir: “Vale, ya sé lo que es esto”. Y a partir de ahí, poder tomar una decisión consciente sobre lo que más se adapta a cada caso.

Con este post empezamos una nueva serie, en la que iremos viendo diferentes problemas a los que se enfrentan los fotógrafos en el día a día, y cómo muchas veces éstos pueden ser solucionados mediante un flujo de trabajo conectado. A partir de estos tres elementos básicos, hay infinitas opciones para personalizar las estaciones de trabajo de acuerdo a nuestras necesidades. Esperamos que esta breve introducción os haya resultado útil, y os anime a conectar vuestras cámaras y descubrir todo lo que os puede ofrecer.

¡Esperamos vuestras sugerencias para futuras entradas!