FOTOGRAFÍA DEPORTIVA CON JR POZOS, PARTE II

fotografia-deportiva-jr-pozos

Conocimos a Rosario Pozos durante el Profoto School Tour 2018. Entonces ella estudiaba en Too Many Flash. En cuanto anunciamos que había un concurso en el que el premio era un Profoto A1, Rosario no se lo pensó y se puso manos a la obra. 

Finalmente, sus fotografías le valieron el premio de finalista de la escuela Too Many Flash: un préstamo de un mes de material Profoto. El kit que se le prestó contenía un Profoto B1X, un Profoto A1 y varios accesorios, como el Zoom Reflector, el Magnum Reflector y un paraguas Deep Silver S. Con tan solo dos puntos de luz, consiguió crear estas imágenes maravillosas, que además muestran cómo la versatilidad de los equipos puede ser clave en nuestro día a día como fotógrafos. 

Anteriormente publicamos la primera parte de su testimonial sobre fotografía deportiva. Esta segunda parte corresponde a la sesión que hizo de fotografía hípica, con resultados excelentes. Como siempre, le cedemos la palabra a su protagonista:

Mi nombre es Rosario Jiménez Pozos, de aquí surgió mi alias, añadiendo entre mi nombre el apellido de mis padres, en señal de gratitud hacia ellos. Mis principales áreas de trabajo (me encantan todas las disciplinas y no sabría decir cual me gusta más…) son la fotografía de retrato, moda y eventos. La primera y segunda disciplina las descubrí estudiando un Máster de Fotografía y la tercera a través del fotógrafo con el que realicé las prácticas del segundo año.

A lo largo del mes de agsoto, tuve la oportunidad de probar, gracias a los amigos de lnnovafoto, que confiaron en mi trabajo, presentándome como una de las finalistas en el concurso Profoto School Tour, los flashes Profoto A1 y B1X, con los que realicé varias sesiones de fotografía deportiva y poniendo a prueba ambos flashes bajo la luz del día, atardecer e interior. Me decidí a realizar fotografías deportivas porque el deporte siempre ha formado parte de mí y hasta la fecha no había tenido oportunidad de poder realizar ninguna de estas sesiones.

Sesión de fotografía hípica, por JR Pozos

testimonial-jrpozos-fotografia-deportiva

Esta sesión quizás fue la más compleja de todas, hecha a las 12 del medio día, con un sol de caía de pleno, la fotografía era complicada.
En esta sesión empleé ambos flashes, aunque no en todas, en algunas fotos utilicé el Profoto A 1 como luz de contra desde el suelo (2.), en otras a 45° del modelo en la misma linea que el Profoto B1X (1.), en otras únicamente empleaba el B1X con el difusor.

testimonial-jrpozos-fotografia-deportiva
testimonial-jrpozos-fotografia-deportiva

Estas son algunas de las imágenes de making of:

testimonial-jrpozos-fotografia-deportiva

Fotografiar con iluminación Profoto

Fotografiar con iluminación Profoto para mí es una garantía de calidad, es tranquilidad, sabiendo que el material que tengo entre manos es robusto. No hago estos comentarios a la ligera, sin haberlos probado. Durante los años que he estado estudiando y trabajando en estudio, en los que, salvo contadas ocasiones siempre he utilizado material Profoto, por rapidez, fiabilidad y una calidad indiscutible.

Frente a otras marcas, que son infinitamente más engorrosas para montar y desmontar material rápidamente, Profoto es fácil de utilizar, el montaje, encendido y ajuste es el más rápido, la temperatura de color es estable y las baterías tienen una gran duración. En las sesiones que he utilizado los flashes en exterior (A1 y B1X) no he tenido el inconveniente de quedarme sin batería. Las sesiones que he llevado a cabo estos días han sido sesiones de una media de unos 200 disparos, en algunas 150 aproximadamente, habiendo gastado únicamente una raya de la batería en el B1X. El A1 también acabó la sesión con suficiente batería. La carga es muy rápida, alrededor de una hora o dos como mucho.

He de decir, que durante los años que he empleado Profoto no he visto romper ninguna lámpara. También me parece un dato muy interesante, saber que el material es duradero.

testimonial-jrpozos-fotografia-deportiva

Puntos a mejorar

El único “pero” que encuentro en los flashes compactos de Profoto es que la cabeza únicamente se puede utilizar con la salida de luz
hacia delante, con lo que se pierde iluminación en los laterales, cosa que no pasa con las ProHead, en la que se aprovecha la luz al máximo. Estaría bien que pudiera retirarse una tapa en la cabeza que dejara emplear toda la luz.

Otro de los “peros” que encontraba en los Profoto y que me enamoró en la presentación del nuevo Profoto B10 es la manejabilidad de la temperatura de color. Ahora se puede utilizar como una posibilidad creativa más. Otra de las cosas que echaba en falta en Profoto era la posibilidad de manejar las cabezas desde una App, cosa que con el nuevo B10 queda olvidado también. Aunque queda pendiente Android, ¡para que ya no lo falte de nada!